Otras vias de transferencia. Innovación

El conocimiento, los avances científico-tecnológicos, producidos en las Universidades, en los Centros de Investigación y Centros Tecnológicos, han de llegar al sector productivo, más allá de las EBTs, bien a través de la realización de proyectos, bien mediante  la adquisición de patentes, como quedó dicho. Las empresas han de mantener su competitividad en un mercado globalizado, a través de la innovación y en este contexto la aludida transferencia de tecnología adquiere una especial relevancia y es algo que hay que impulsar, algo por lo que hay que luchar.

Según La Ciencia en Galicia, Informe1 de la Fundación Barrié, el % de fondos captados por el Sistema Universitario Gallego entre 2006 y 2010 en forma de contratos de investigación con empresas, proyectos realizados en colaboración, trabajos de consultoría y asistencias técnicas ascendió al 21% sobre el total de fondos de I+D conseguidos. Este tipo de transferencia supuso unos ingresos de 216,6 millones de euros, entre 2005 y 2010. Por otra parte, de las 947 patentes solicitadas desde Galicia para España, entre el 2005 y 2010, el 29% correspondieron a las Universidades y Organismos Públicos de Investigación. Este porcentaje es del 26% en lo que se refiere a las 102 patentes europeas e internacionales. Estos datos indican claramente que es largo el camino que todavía queda por recorrer.

Es necesario crear una nueva cultura en la que ambas partes, sector investigador y sector productivo, sean plenamente conscientes del papel que ha de jugar hoy el conocimiento en el desarrollo socioeconómico de Galicia, así como de la necesidad de avanzar en esta  colaboración incipiente. La Real Academia Gallega de Ciencias quiere contribuir a esta necesaria y difícil  tarea. Por ello, entre otras cosas, el pasado año dedicó el ciclo AVANCES EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA al “Conocimiento para el desarrollo socioeconómico”, en colaboración con la Confederación de Empresarios de Galicia. En él se analizaron diversas experiencias de éxito.