La RAGC y GAIN conceden los Premios a la Transferencia de Tecnología 2015

11/12/2015

 

La RAGC y GAIN conceden los Premios a la Transferencia  de Tecnología 2015

La salud del cerebro monopoliza los I Premios de Transferencia de Tecnología en Galicia 2015

El galardón al mejor caso de éxito empresarial de transferencia de tecnología es para el sistema de diagnóstico temprano de enfermedades neurodegenerativas desarrollado por la Start-up coruñesa Qubiotech.

El premio al mejor trabajo desarrollado por un grupo de investigación aplicada recae en una terapia inédita para tratar el ictus a cargo de un equipo del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago

La salud del cerebro es el tema coincidente del proyecto de investigación y del caso de éxito empresarial, galardonados en la primera edición de los Premios  de Transferencia de Tecnología en Galicia. El certamen, que acaba de hacer público la resolución del jurado, está promovido por la Real Academia Galega de Ciencias (RAGC), con la colaboración de la Agencia Galega de Innovación (GAIN) de la Xunta, para reconocer el mejor trabajo de investigación aplicada y las mejores prácticas de transferencia de conocimiento procedente de los organismos de investigación al tejido productivo.

Los galardones serán entregados en una ceremonia que tendrá lugar en el mes de enero en Santiago de Compostela.

El premio al mejor trabajo desarrollado por un grupo de investigación aplicada, dotado con 6.000 euros netos y una ayuda de 4.000 euros para la formación de un miembro del equipo ganador, recayó en José Castillo, Tomás Sobrino y Francisco Campos, del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS), participado por el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) y por la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Este equipo había logrado ya el Premio de Investigación Ernesto Viéitez 2014 de la RAGC por otro proyecto científico sobre el ictus, que demostraba que la terapia celular es una vía eficaz para la recuperación de las personas afectadas por esta dolencia.

En esta ocasión, el grupo resultó galardonado por una nueva terapia para atajar las secuelas del ictus, una enfermedad que sólo en Galicia registra más de 5.000 casos al año y va en aumento. A pesar de los graves efectos socioeconómicos derivados de esta enfermedad, las estrategias terapéuticas que se usan actualmente sólo se pueden aplicar en menos del 10% de los pacientes y tienen una eficacia muy limitada. Por estos motivos, la busca de nuevas alternativas aplicables a un mayor número de pacientes, con reducidos riesgos y que impliquen menos requerimientos tecnológicos, representa actualmente una importante demanda social y médica.

Los investigadores galardonados presentan una nueva terapia basada en el control del glutamato, un neurotransmisor que se desregula cuando se produce un ictus y que produce una grave toxicidad. De hecho, el efecto de muerte neuronal que provoca el descontrol del glutamato la causa del infarto cerebral es el principal desencadenante de las secuelas de la enfermedad.

En concreto, la nueva terapia se basa en disminuir la cantidad de glutamato en el plasma sanguíneo, para lo cual se seleccionó el fármaco que mejor cumple esa función, que resultó ser la Riboflabina. La principal ventaja de esta nueva estrategia es que el lugar de acción es la circulación sanguínea, por lo que no afecta a la neurofisiología normal del cerebro, como ocurre con otros tratamientos farmacológicos utilizados contra la toxicidad del glutamato.

Diagnóstico precoz

El premio al mejor caso de éxito empresarial de transferencia de tecnología, dotado con 12.000 euros, le corresponde al innovador sistema de diagnóstico temprano de enfermedades neurodegenerativas desarrollado por la start-up coruñesa Qubiotech, Health Intelligence. El software galardonado, bautizado como IQ-BRAIN, fue precisamente el germen de esta empresa, que nació como spin-off de un grupo de investigación del CHUS.

Pedro Arenas, Jesús Silva y Pablo Aguiar son los promotores, junto con la Fundación Ramón Domínguez, de IQ-BRAIN, del que los miembros del jurado destacaron la capacidad para generar un importante impacto en el cuidado de la salud y en la eficiencia de los recursos sanitarios.

La imagen médica es la técnica más empleada para el diagnóstico de enfermedades neurológicas como el Parkinson, diferentes demencias como el Alzheimer o la epilepsia. Sus distintas modalidades, como la tomografía axial computarizada (TAC) o la resonancia magnética (RM), son utilizadas ante el gran riesgo que supone practicar exploraciones invasivas en el cerebro.

El nuevo sistema se presenta como una solución para evitar los errores de diagnóstico causados por la interpretación de las complejas imágenes estructurales del cerebro, adquiridas gracias a estas técnicas, que actualmente se realiza a través de análisis individuales condicionados por la experiencia de los médicos o por el apoyo de expertos altamente capacitados. IQ-BRAIN es capaz de procesar en un único análisis, a partir de parámetros objetivos, varias pruebas de imagen obtenidas por diferentes métodos y estimar automáticamente índices relacionados con la presencia y la evolución de la enfermedad.

En definitiva, el software IQ-BRAIN es una herramienta que le facilita al médico la toma de decisiones en el proceso de diagnóstico de enfermedades neurodegenerativas, facilitando que sea más precoz y fiable. Además de minimizar el riesgo de errores en la detección de estas dolencias graves, aumenta la seguridad del paciente y reduce los costes asociados a estos procedimientos.

El nuevo método fue empleado para el diagnóstico de diferentes enfermedades cerebrales en 400 pacientes desde su desarrollo, con muy buenos resultados y perspectivas excelentes para su comercialización. En los últimos meses, la empresa y su primer producto lograron ya numerosos premios y reconocimientos, como el de la farmacéutica Bayer, que la seleccionó para su programa de aceleración de empresas en España, Grants4Apps.

Nuestra felicitación a los premiados.