RETENER EL TALENTO, UNA NECESIDAD PARA EL PROGRESO

01/10/2014

La crisis económica que padecemos está afectando especialmente a los jóvenes, muchos de los cuales vienen protagonizando un fenómeno social no deseado,  conocido como fuga de “cerebros”.

Una pérdida de capital humano, como la que estamos comentando, es siempre perjudicial y representa un fracaso de la sociedad, aunque no todos los que se van tengan que ser necesariamente “cerebros”. Representa la pérdida de la fuerza creativa que sería necesaria para conducir al país por la senda del progreso.

Es necesario retener el talento para alimentar el poder investigador y las capacidades creativa e inventora en las Universidades, en los Centros de I+D, en los Centros Tecnológicos y en las propias Empresas. Los jóvenes que se van, están llamados a garantizar la generación del conocimiento, así como la transferencia de sus aplicaciones al sector productivo, en los próximos años. En su interior reside el conocimiento, la capacitación para ampliarlo, así como la destreza para desarrollarlo y aplicarlo. Han de ser los transmisores del conocimiento que ha de dar vida a un sistema productivo moderno y sostenible, que garantice la prosperidad y el bienestar social.

Si este fenómeno social prosigue, sin retorno, estaremos cruzando una línea roja que nos desviará, de modo casi irreversible, del camino del progreso.

Es necesario poner mucho rigor en las prioridades, tener la generosidad política de mirar a medio y largo plazo, y arbitrar medidas para recuperar, al menos, a los mejores de los que se van.

Añadir nuevo comentario