La investigación básica, cenicienta del sistema de I+D+i?

01/12/2014

La Investigación básica, la cenicienta que alimenta el sistema

Los expertos y las sociedades avanzadas saben muy bien que la clave para lograr un desarrollo sostenible está hoy en la ciencia y la tecnología, es decir en el conocimiento. Impulsar la ciencia y la tecnología es el camino obligado para garantizar un futuro próspero. No hacerlo así supone una gran miopía o un egoísmo cortoplacista, que a la postre pasará factura.

En una visión un poco simplificada, el proceso comienza con la exploración de las leyes de la naturaleza hasta conocerlas y controlarlas, proceso en el que la investigación básica juega el papel principal. A partir de este conocimiento y de este dominio, la imaginación y la capacidad de invención de los científicos y de los técnicos intentan utilizar las leyes para generar nuevas aplicaciones útiles. Es esta parte del proceso la que corresponde a la investigación aplicada.

Si nos recreamos en la investigación básica, cosa que ha venido ocurriendo en demasía, nos quedaremos a medio camino en nuestro peregrinar hacia el desarrollo sostenible. Si por el contrario queremos correr demasiado y nos dedicamos preferentemente a las aplicaciones, tentación en la que podemos estar cayendo, convertiremos a la imprescindible investigación básica en la cenicienta del sistema. En este caso estaríamos matando a la gallina de los huevos de oro.

Es fundamental llevar a cabo un diseño equilibrado del sistema de I+D+i.

Añadir nuevo comentario