La RAGC premia el sistema de refrigeración de las neveras del futuro y los vasos sanguíneos artificiales para el estudio de enfermedades coronarias y tumorales

10/01/2018

Bajo el nombre “Nuevo frío”, investigadores de la UDC reconocidos con el Premio de Investigación 2017 usan la perovskita para enfriar de manera más eficiente y menos contaminante.

El premio para investigadores menores de 28 años recae en una física de la USC que aplica tecnología láser para fabricar arterias artificiales sobre las que simular y estudiar dolencias cardiovasculares y tumorales en laboratorio.

El trabajo científico distinguido con el Premio de Investigación 2017 de la Real Academia Gallega de Ciencias ( RAGC), dotado con 6.000 euros, describe un innovador método de refrigeración basado en nuevos materiales sólidos que supone una alternativa más eficiente y menos contaminante a los fluidos utilizados en la actualidad en neveras y congeladores. El equipo galardonado, de carácter multidisciplinar, está formado por investigadores de la Universidad de A Coruña (UDC). El proyecto premiado en la categoría de investigadores jóvenes, dotado con 2.000 euros, es para una física de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) que acerca un método de fabricación capaz de replicar vasos sanguíneos artificiales para simular y analizar enfermedades cardiovasculares y tumorales en laboratorio.

La elección de los galardonados acaba de ser aprobada por el pleno de la RAGC. Los premios serán entregados en una ceremonia que tendrá lugar el 24 de enero en Santiago, coincidiendo con la apertura del curso académico de la institución. Los galardones, que llegan este año a su vigésimo sexta edición, llevan el nombre Premios de Investigación Ernesto Viéitez, en honor del anterior presidente de la institución.

Sin gases contaminantes

El equipo galardonado con el Premio de Investigación, otorgado a científicos senior, integra a químicos e ingenieros del Centro de Investigaciones Científicas Avanzadas y de los Departamentos de Química y de Ingeniería Industrial y Naval de la UDC. Liderado por María Antonia Señarís, está formado por Juan Manuel Bermúdez,  Manuel Sánchez, Socorro Castro, Jorge José López y Ramón Pedro Artiaga. Bajo el nombre "nuevo frío”, los investigadores abren nuevas vías para la refrigeración doméstica e industrial. Aunque con mejoras tecnológicas continuadas, las neveras, congeladores y máquinas de aire acondicionado de hoy enfrían basándose en los mismos principios de compresión y expansión de gases y líquidos descritos por el británico Jacob Perkins en 1830. La refrigeración mediante fluidos supone hoy más del 20% del consumo energético mundial, su eficiencia es muy mejorable y, además, la mayoría emplea materiales peligrosos, tóxicos y contaminantes. Los investigadores de la UDC echan mano de materiales sólidos innovadores para presentar su alternativa de tecnología de refrigeración más económica, sostenible y energéticamente eficiente. Su elección es la perovskita, un compuesto híbrido orgánico- inorgánico con poco más de veinte años de vida que ya se hizo famoso como materia prima de células solares de bajo coste y que, por primera vez, es propuesto cómo material refrigerante. En todo caso, los investigadores aseguran que su aportación permite identificar propiedades que se pueden encontrar en otros materiales de la misma familia, por lo que se podría ampliar el abanico de posibilidades. La clave está en conseguir despertar en ellos el efecto refrigerante mediante la aplicación de presión, con la ventaja de sustituir los gases peligrosos y contaminantes por materiales sólidos más compactos, económicos y con menor consumo eléctrico y riesgo de fugas.

Arterias para bioensayos

Inmaculada Aymerich, del Departamento de Física Aplicada de la USC, es merecedora del premio para investigadores jóvenes, en el que se reconoce el trabajo de científicos menores de 28 años. El jurado eligió de forma unánime su nuevo método de fabricación rápido y económico de dispositivos que simulan vasos sanguíneos para el estudio in vitro de patologías cardiovasculares o tumorales.

La investigadora propone fabricar modelos artificiales de arterias capaces de replicar el funcionamiento de los vasos reales para realizar experimentos que permitan observar su comportamiento en las condiciones propias de las dolencias coronarias y de los cánceres asociados a la circulación de células tumorales en el torrente sanguíneo. Este avance puede contribuir de manera decisiva a comprender los factores que favorecen estas enfermedades, que son las principales causas de mortalidad en el mundo, y facilitar así tanto su prevención como su tratamiento. El dispositivo diseñado por Aymerich está fabricado en vidrio, utilizando tecnología láser. Su textura es rugosa para facilitar la adherencia de las células –obtenidas de cordones umbilicales donados– a las paredes del vaso artificial, de manera que no se desprendan durante los bioensayos. Tiene además la ventaja de permitir la simulación de arterias más grandes de las abordadas hasta el momento, como las bifurcaciones coronarias, y mismo de reproducir modelos personalizados, algo inédito hasta ahora.